A iniciativa de un grupo de cazadores regiomontanos, se realizó a principios del año de 1990, la primera reunión de trabajo que dio como resultado la constitución de lo que hoy en día es el Museo de Fauna y Ciencias Naturales, A.B.P. (Asociación de Beneficencia Privada).

A propuesta del entonces Gobernador del Estado, Lic. Jorge Treviño Martínez, se les entrego en comodato y ya remodelado el edificio que fungía como casino militar de la séptima zona militar dentro de los terrenos que fueran cede de la misma y que al ser reubicada en el municipio de Escobedo fueron cedidos al pueblo y gobierno del Estado de Nuevo León, desarrollándose el centro recreativo familiar Parque Niños Héroes en el municipio de Monterrey en el periodo gubernamental de Don Alfonso Martínez Domínguez.

Con la recepción del edificio que sería la sede del Museo de la Fauna y Ciencias Naturales, el grupo original de cazadores pasó a constituirse oficialmente y con personalidad jurídica y hacendaria en el primer consejo del Patronato del Museo de la Fauna y Ciencias Naturales, Asociación de Beneficencia Privada.

El Museo abrió sus puertas al público en el mes de Septiembre de 1991, durante la celebración de la 1ª Feria de Monterrey, que organizó el Gobierno del Estado de Nuevo León, en terrenos del Parque Niños Héroes. Cabe señalar, que durante los años de 1990 y 1991, el Museo prestó el servicio de "visitas guiadas", aún y cuando no se tenía totalmente concluido el Museo.z

El 26 de Marzo de 1992, contando con la presencia del entonces Gobernador Constitucional del Estado Lic. Sócrates Rizzo García, se llevó a cabo la inauguración oficial del Museo de la Fauna y Ciencias Naturales, A.B.P., quedando abierto al público y teniendo dentro de sus servicio las visitas guiadas impartidas por biólogos especializados en el tema para recorrer los 22 dioramas que se distribuyen en 2 plantas y en los cuales se exhiben ejemplares de América, África y Asia. Complementario a lo anterior, quedo a disposición de los escolares que visitan el Museo en compañía de sus maestros, una sala especial de

"contacto sensorial", que quedo localizada en el sótano del edificio, y que tuvo como principal objetivo, que los niños pudiesen tocar con sus manos diversas pieles, huesos, astas y cuernos de algunas de las especies que se exhiben en los dioramas, evitando con ello, que cuando hacen su recorrido por el Museo, tengan la tentación natural de acariciar las pieles y partes de los animales que observan.

Desde su puesta en operación y a la actualidad, el Museo de la Fauna y Ciencias Naturales, A.B.P., ha prestado diversos servicios educativos en materia de fauna silvestre, ecología y medio ambiente, principalmente a grupos de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria de las escuelas privadas y públicas del área conurbada de la ciudad de Monterrey.

2. En coordinación con la Secretaría de Educación del Estado y el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León del Gobierno del Estado, el Museo de Fauna y Ciencias Naturales, A.B.P., ha organizado e impartido en las instalaciones del Museo y otros recintos del área conurbada de Monterrey, diversos talleres, conferencias y seminarios en los que participa el personal del Museo, y que se imparten a estudiantes y maestros de diferentes escuelas, institutos y universidades de la localidad. Los temas tratados en estos apoyos culturales, están orientados de acuerdo a la misión y objetivos del Museo, a dar a conocer la riqueza biológica de México, la importancia de su conservación, el medio ambiente y la ecología urbana y rural.

Con la renovación del consejo del Patronato del Museo de la Fauna y Ciencias Naturales, A.B.P. resulta por demás obvio, que habrá de realizar las gestiones ante el Gobierno del Estado, e invitar a cazadores y amigos del Museo, a que participen de acuerdo a diferentes esquemas, a la actualización, reacondicionamiento, y rehabilitación de todas y cada una de las salas que integran el Museo, ya que el servicio que ha brindado desde su inicio, y los servicios que puede brindar a futuro, son de gran trascendencia e importancia para la educación de niños, jóvenes y adultos que habitan en la ciudad de Monterrey y su área conurbana.